Nueva regulación para recuperar activos ante enriquecimiento ilícito: un cambio profundo en 2023

ADRIÁN SCHOPF Y JAVIER WILENMANN Profesores de la Facultad de Derecho, Universidad Adolfo Ibáñez

En el año 2023, se promulgaron dos leyes fundamentales: la Ley 21.577 sobre crimen organizado y la Ley 21.595 sobre delitos económicos. Si bien gran parte del debate ha girado en torno a las implicaciones sancionatorias de estas leyes, un cambio igualmente significativo ha pasado desapercibido hasta ahora. Con la introducción de estas legislaciones, el panorama para la recuperación de activos tanto por parte de entidades privadas como del Fisco ha sufrido una transformación radical.

La recuperación de activos se refiere a la reparación y restitución de valor o bienes a los que una parte tiene derecho debido a actividades ilícitas. Históricamente, las víctimas han recurrido principalmente a acciones indemnizatorias civiles para este fin. Sin embargo, la Ley 21.577 ha introducido el comiso de ganancias como una herramienta generalizada (art. 24 bis CP), otorgando al Fisco un título y una acción para recuperar los beneficios obtenidos de un delito. Este cambio permite al Fisco reclamar el enriquecimiento total derivado de actividades ilícitas, siempre que exista un vínculo causal entre la ganancia y el delito, incluso si supera el daño sufrido por las víctimas.

El Ministerio Público ahora cuenta con la capacidad de solicitar rápidamente la incautación de activos, impetrar medidas cautelares reales y congelar activos intangibles. Además, la acción puede extenderse a terceros que hayan obtenido beneficios del delito (arts. 24 ter CP y 41 LDE). El artículo 48 CP otorga prioridad al pago de este comiso sobre cualquier otro reclamo, incluyendo la indemnización a la víctima, aumentando así la capacidad del Fisco para recuperar activos de manera significativa.

Por otro lado, los privados también tienen la posibilidad de reclamar parte del producto del comiso. Aunque esto presenta un panorama legalmente complejo, ofrece potencialmente un terreno más favorable para los particulares. Además de las acciones de indemnización de perjuicios y restitución de provecho del dolo ajeno, los privados deberán involucrarse en el proceso penal para poder satisfacer sus reclamaciones.

El impacto de esta nueva regulación en la recuperación de activos por parte de las víctimas y la capacidad de los actores legales para contribuir a este objetivo aún está por verse. Sin embargo, representa un cambio significativo en el panorama legal relacionado con el enriquecimiento ilícito y las medidas para combatirlo.

Fuente. https://amp-df-cl.cdn.ampproject.org/c/s/amp.df.cl/?marfeelContext=s_d

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.