La norma que vale billones de dólares

La Sección 230 de la Ley de Telecomunicaciones de Estados Unidos de 1996 es la norma que protege la libertad de expresión en internet. En ese lejano oeste tecnológico en el que se puede publicar casi todo nació una industria multibillonaria, alimentada por la publicidad digital y la explotación de los datos personales, que transformó al mundo en apenas veinte años.

Al amparo de esta norma, las redes sociales, en términos generales, no son responsables de los contenidos que suben sus usuarios, pero sí pueden suprimir determinados contenidos o bloquear a los infractores de sus reglas; lo que le pasó a Trump antes de irse. Él fue un declarado enemigo de la Sección 230; promovió infructuosamente que se derogara e intentó limitar sus alcances a través de una orden ejecutiva.

Después de Trump el debate alrededor de la Sección 230 sigue vivo. Paradójicamente, muchos legisladores demócratas también buscan abolirla. El propio Biden hace un año se declaró partidario de revocarla para evitar los contenidos inapropiados para los menores y los mensajes de odio y discriminación en las redes sociales.

A diferencia de Obama, que durante su mandato vivió una larga luna de miel con Silicon Valley, Biden puede tomar distancia y promover una legislación que limite el campo de acción de las Big Tech.

El año pasado, el Congreso y los departamentos de Justicia y Comercio iniciaron varias investigaciones y procesos encaminados a enfrentar las prácticas de desinformación, violación de la privacidad y abuso de la posición dominante por parte de los gigantes tecnológicos. La suerte de esos trámites es bien incierta, no solo por la enorme complejidad del asunto, sino por su infinita capacidad de lobby.

Además, hay otras prioridades. En el frente internacional de las telecomunicaciones y la tecnología, el nuevo gobierno hereda un problema grave. Las relaciones comerciales con las empresas chinas de esas industrias están en el peor momento, lo cual exacerba el enfrentamiento político con el gigante asiático.

Con todo, ante la molestia de la opinión y el cambio de gobierno, puede suceder que se den medidas efectivas para enfrenar el reto de las Big Tech y se morigeren los alcances de la valiosa Sección 230.

@jcgomez_j

https://www.elespectador.com/opinion/la-norma-que-vale-billones-de-dolares/

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.